Retocar o no las imágenes- es realmente necesario?

Imagen espejo

Lo que quiero dejar hoy aquí escrito viene de una conversación con mi hermana. Tras unos días de viaje en Sri Lanka y de volver a coger la tabla de surf allí (empece hace unos años y he estado otros 3 sin volver a surfear), me envíaron unas fotos (gracias Patri) que me hicieron el último día.
—Mira Laura, mis fotos ¨surfeando¨. No tengo demasiada mala pinta, pero se me ven todas la mollas, asi que ni de coña las pongo en las redes sociales.
—Bueno, siempre las puedes retocar, no?
Y así quedo la cosa. Pero cuando me decidí a compartir las fotos de mi viaje, mi mente seguía con las jugarretas:
– si hacen zoom se ve horrible
– menudas lorzas
– vestida no se me ve tan mal
– para la próxima vez tengo que acordarme de meter la tripa
– y quizás de ponerme algo que me cubra más
– menuda mierda de ola, parecía más grande en el momento
– mi tabla es demasiado grande, no mola nada
– menuda pinta tengo, parece que estoy cagando
…y asi hasta que dije STOP!. Que mi cabeza va muy rápido y no veas la maña que se da para sacar defectos, y hay que ponerse firme de vez en cuando.

Y pense que era mejor no ponerlas. Aunque era verdad que me gusta mirarlas y recordar lo bien que me lo pasé. Me lo pase bien a pesar de mis mollas, a pesar de mi nivel de surf, a pesar de que me había golpeado en un ojo. Todo esto no me importó para disfrutar del momento, y ahora me daba vergüenza exponerme?

Pues eso fue lo definitivo. Vergüenza a ser natural, a ser yo y no lo que creo que debería de ser, a esperar a una foto ¨perfecta¨ para poder salir ahí. Así que la mejor medicina para esa vergüenza era exactamente lo contrario, publicar las fotos.

Si quieres ver las fotos, aquí puedes verlas. (Lo de hacer zoom es optativo )

Y aunque en el dia a dia tengo menos problemas con mi imagen, es verdad que a la hora de publicar en redes sociales soy mucho más quisquillosa y no termino de verme. Quizás por lo mismo que con las fotos de surf, porque siempre hay algo que no se adecua a la imagen que tengo de mi misma en mi cabeza. Y espero a repetir la foto o publicar una para cuando tenga esa imagen. Muy curioso. Quizás no estoy en mi ¨peso¨ o me ha salido un granito, o quizás mi pelo no tiene un buen día… pero lo cierto es que he echado atrás varias fotos por esto.

Con todo este rollo quería hacer una pequeña reflexión sobre el valor que damos a la imagen, sobre todo si va a ser pública y se va a quedar en nuestro perfil, identificándonos. Quizás deberíamos mirar más allá de la superficie y reconocer el momento que hay detrás de esa imagen, el sentimiento, la emoción. Porque eso no entiende de tallas ni posturas, ni de arrugas o muecas. Porque la vida se trata de eso, de momentos vividos, no de momentos congelados.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>